[Aceptar]
Uso de cookies. En cuevasturisticas.es usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
ACTE ACTE

Cueva de Chufín


La Cueva

Arqueología

Su espacioso vestíbulo ha sido testigo de importantes ocupaciones humanas acontecidas hace unos 15.500 a.C. e incluso en momentos anteriores. En este espacio abrigado los moradores prehistóricos grabaron figuras sobre la roca. Numerosas ciervas, un bisonte, algún posible pez y diversos signos realizados, todos ellos, en surco ancho y profundo, consecuencia de la técnica de abrasión, aparecen concentrados principalmente en un panel bajo el cual una pequeña abertura da acceso al interior de la cavidad.

Tras recorrer un espacio de techo bajo, se accede a una amplia sala en cuya parte final se encuentra un lago subterráneo cuya formación es consecuencia del embalse. Es en esa sala donde se localizan, a uno y otro lado, las representaciones artísticas más llamativas.

Por su intenso color rojo destacan las composiciones rojas realizadas a base de puntuaciones, algunas de las cuales han sido interpretadas como representaciones genitales. En ese mismo color se pueden observar caballos, un uro, diversas puntuaciones a veces organizadas en series, una figura femenina y un ciervo.

El interior alberga, además, numerosos grabados realizados tanto mediante incisión más o menos fina y abrasión. El bestiario animal está compuesto de bisontes, caballos, bóvidos, ciervo, cáprido y al menos una figura antropomorfa, además de una posible zancuda.

La realización de las figuras parece responder a más de una fase temporal. Los grabados del vestíbulo, y algunos de la parte interior, así como las figuras rojas, parece viable datarlos en un momento previo al Magdaleniense, hace más de 16.000 a.C., si bien no es posible determinar el grado de sincronía o diacronía entre todas ellas. Por el contrario, el resto de grabados interiores, por lo general de surco más fino y con detalles anatómicos, se asignan a un momento posterior, en torno al 11.500 a.C.



Visita

La visita es guiada; su duración es de 2 horas y 30 minutos. El interior está adecuado para la visita turística.


Entorno

Historia y patrimonio cultural

Yacimientos arqueológicos, principalmente en cueva, constituyen los rastros de vida en el valle desde época prehistórica hasta la Edad Media. Es posible que en los albores de la Alta Edad Media se fuera conformando un poblamiento en lugares y aldeas, en torno a la fundación de monasterios, de los que hay noticia en el Cartulario de la Abadía de Santillana.

Ya en la Baja Edad Media el valle de Rionansa pasó a quedar bajo el dominio del señorío de los Manrique. Participó el valle en la constitución de las Ordenanzas de la Provincia de Cantabria y, tras la aprobación de la unión por Carlos III, Rionansa envió sus diputados a las Juntas de Puente San Miguel. Con el advenimiento del régimen constitucional, en 1822, se formó el actual ayuntamiento.

Pero la calidad del patrimonio monumental de Rionansa no destaca solamente en el apartado arqueológico. Construida en el siglo XIV, la torre de Obeso es un bello ejemplo de torre medieval de estilo gótico, con ventanas ajimezadas y apuntadas.

Más abundantes son los ejemplos de arquitectura de los siglos XVII y XVIII, en estilo barroco montañés. Así hay varias iglesias parroquiales, como la iglesia de San Pedro en Celis, la iglesia de San Miguel Arcángel en Cosío y la iglesia de Obeso. La ermita de San Antonio en Riclones es también un buen edificio del XVII, pero mucho más populares y rústicas son las ermitas de San Roque y del Carmen.

Existen también ejemplos de arquitectura civil de estilo barroco montañés, como la casona de La Campona en Celis, la Casa de los Dosal, la de los Lamadrid en Obeso y, sobre todo, la casona solar de Cossío en Tudanca, del siglo XVII, blasonada con bello escudo con las armas de la familia.

Patrimonio natural

Rionansa cuenta con numerosos recursos naturales. Entre ellos destacan la garganta del Nansa, las cumbres de la Sierra de Peña Sagra, los picos de Astillas, Ajastros y Ozalba, los collados de Abellán, Ozalba y Rozadío, las Peñas de los Abedules y la Sierra del Escudo detf Cabuérniga. Por último, hay que destacar la cueva de El Soplao, con unas extraordinarias formaciones de excéntricas.



Datos útiles

SITUACIÓN / ACCESO

La cueva de Chufín o del Moro Chufín se localiza en un paraje de singular belleza del valle del río Nansa, en Riclones (Puentenansa). A pesar de que el entorno está modificado por la construcción del embalse de La Palombera, su situación en una zona de acantilado, la densa vegetación arbórea y la presencia constante de agua hacen que la visita se convierta en un continuo disfrute.

Desde la carretera CA-181, justo antes de llegar al pueblo de Celis, se toma el desvío al pueblo de Riclones. Allí podrán verse las indicaciones que conducen hasta la casa del guía, quien les acompañará, bien en barca bien a pie, hasta la entrada de la cueva.

Coordenadas UTM:

30T 381650E / 4794540N – Z: 110

TELÉFONO / CORREO ELECTRÓNICO

Teléfono: 942.598425
Fax: 942.598305
Página web: http://cuevas.culturadecantabria.com/
Correo electrónico: reservascuevas@culturadecantabria.es

PERIODOS DE APERTURA

La cueva está abierta todo el año contando, con servicio de guía. La visita dura 2 horas y 30 minutos y se realiza en grupos de 5 personas.

HORARIOS DE TAQUILLA

Del 1 de Mayo al 30 de Septiembre abierto todos los días de la semana de 9.30 a 14.30 y de 16.00 a 20.00 h.

Del 1 de Octubre al 30 de Abril abierto de miércoles a domingo de 9.30 a 13.45 y de 14.45 a 17.00 h; durante este periodo las visitas deberán ser concertadas previamente.

 

 


Todos los derechos reservados - acte@cuevasturisticas.es